Iniciar Sesión Registro
Homenaje a Sylvia Infantas, Eugenio Moglia y Pedro Messone PDF
Martes 07 de Septiembre de 2010 09:54

Tres grandes de la cueca y la tonada fueron nombrados Socios Eméritos de la SCD en una ceremonia que contó con las presentaciones en vivo del propio Messone, el maestro Pancho Aranda y el conjunto Bicentenario.


Con las presentaciones del conjunto musical Bicentenario, el maestro Pancho Aranda y Pedro Messone, anoche los distinguidos compositores e intérpretes de música de raíz folclórica Sylvia Infantas, Eugenio Moglia y el propio Messone fueron nombrados nuevos Socios Eméritos de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor, el máximo grado de membrecía que otorga la SCD.


Esta vez fue la ocasión de reconocer a la música folclórica chilena, a través de tres de sus más destacados exponentes nacionales, nombres vitales de la cueca y la tonada.


Hablamos de Sylvia Infantas –reina de las tradiciones musicales más criollas y gran representante de la tonada, género simbólico de la chilenidad–, Eugenio “el flaco” Moglia –uno de los más grandes compositores y guitarristas folclóricos de nuestro país– y  Pedro Messone –estrella de la canción chilena, con una voz privilegiada que desembocó en la tonada.


En una ceremonia presidida por el animador Juan La Rivera y ante la presencia del Consejo Directivo de la SCD, familiares y amigos de los músicos, los tres artistas fueron destacados por sus largas trayectorias como autores, compositores e intérpretes.


Pedro Messone nació en Temuco, pero su carrea musical la desarrolló en Valparaíso, en paralelo a su trabajo como actor de teatro y cine, donde llegó a formar parte del elenco de la famosa Pérgola de las Flores.  Su legado en la música folclórica destaca por su incansable afán por aportarle nuevos colores y arreglos al folclor chileno, principalmente a la tonada. Messone hizo crecer su nombre en la agrupación Los Cuatro Cuartos, pero su decisión de dejar el grupo no hizo más que elevar su nombre a uno de los pilares del folclor de los años 60.


En 1965, creó una agrupación que tituló Los de Las Condes, junto a los destacados Rolando Alarcón, José Luis Pepe Hernández y Renato Lederman. Lo hicieron para difundir una canción que se convertiría en imprescindible del repertorio de Messone y de la música folclórica chilena, y que defendieron en el Festival de Viña de 1965: El corralero. La canción no ganó, pero trascendió en la historia de la música popular chilena.


Sylvia Infantas y Eugenio Moglia cruzaron sus historias en la música folclórica a comienzos de los años sesenta, cuando coincidieron en la agrupación Silvia Infanta y los Cóndores.


El Festival de Viña y el Mundial de fútbol del ‘62 son algunos de sus primeros hitos en común. Su versión de Si vas para Chile, que grabaron con motivo de aquella fiesta deportiva, se convertiría en una de las más entonadas de ese famoso vals.


Sylvia Infantas junto a Los Baqueanos pasaría a la historia de nuestra música tradicional y popular. Su interpretación de la Tonada de Manuel Rodríguez, compuesta por Vicente Bianchi y escrita por Pablo Neruda, quedó inscrita entre las esenciales de la música chilena, y su característica voz, convertida en emblema del género.


Eugenio Moglia fue uno de los personajes principales de los años de mayor actividad folclórica en la capital, cuando había que tener verdadera vitalidad para encarar incontables presentaciones en locales, radios y estudios de grabación. En los setenta integró junto a Patricio Liberona, Armando Zúñiga y Jorge Yañez el grupo Los Moros. Y años más tarde formaría la agrupación instrumental Jacarandá.


Los tres homenajeados representan lo más tradicional de nuestra cultura popular e historia, su música ha encantado a varias generaciones de chilenos y sus voces se han instalado para siempre en la memoria popular.