Iniciar Sesión Registro
El Gitano Pavez cambia de rumbo: de la cueca brava a la música latinoamericana PDF
Viernes 08 de Julio de 2011 10:53

El destacado folclorista da un giro a su extensa carrera musical y se abre a una nueva aventura con Caminando, su nuevo disco que explora en el son cubano y la balada. Este sábado presenta el primer single en un homenaje a su padre, el mítico Indio Pavez.


Fueron más de dos décadas de intensos viajes y recorridos por los sonidos más profundos de nuestra tierra, en los cuales Héctor Pavez logró ser reconocido como uno de los estandartes de la cueca brava y voz autorizada en todo lo que tuviera que ver con el canto popular. Este año, el Gitano, como le dicen, decidió cerrar esa importante etapa de su carrera para emprender un nuevo camino en el folclore de nuestro continente, cuyo resultado quedó plasmado en Caminando, su más reciente disco del cual presentará en vivo un adelanto este sábado 9 de julio en La Peña del Barrio Bellavista.


Será una noche especial, ya que aparte de mostrar en vivo el viraje musical que experimentó desde la cueca a sonidos como el son o la balada, Pavez se juntará con Clarita Parra y Francisco Villa para realizar un homenaje a su padre, el gran Indio Pavez, uno de los pilares fundamentales de la Nueva Canción Chilena junto a Víctor Jara, Patricio Manns y Rolando Alarcón.  

 
Cuando habla de este nuevo disco, el primero tras cuatro años de espera desde su última grabación, Pavez se entusiasma y demuestra que se siente cómodo con sus nuevas composiciones y asegura que su público, cuequero por excelencia, se sorprenderá gratamente. Sentado en una pequeña sala de su hogar, junto a su guitarra y su compañero de ruta en este proceso, el músico Alejandro Rivera, el Gitano cuenta cómo se viene este trabajo y habla de la enorme responsabilidad que le ha significado llevar el nombre de su padre y el legado de su madre –la destacada folclorista Gabriela Pizarro- sobre sus hombros.

   
¿Qué lo llevo a tomar este cambio, que quizás no es tan radical -porque dentro del folclore nacional igual hay conexiones con la música latinoamericana- pero que de todas maneras significa dejar atrás años de dedicación a la cueca y a la investigación?


“Yo creo que el poder manifestar nuevos aires y nuevos elementos musicales. Los tiempos actuales a uno le van pidiendo ciertas modificaciones, ya que ahora la música es un continuo movimiento, no es estática, y eso lleva a que uno vaya expresando y creando otras cosas también. Ahora, lo otro  que me motivo fue descubrir en mí esta faceta de compositor de otros estilos, lo cual no puedo dejar guardado en un baúl. Tenía que comenzar a mostrar mi trabajo plenamente, porque he llevado muchos años ya cantando de mis padres y la idea es mostrar un poco esta faceta de compositor”.


¿Tiene alguna relación este cambio con la consolidación de la escena actual de la cueca que hoy observamos, la cual vive un buen momento con exponentes que la han hecho un poco más masiva de lo que era antes y no sólo algo exclusivo de septiembre?  ¿Este hecho le dio un impulso para buscar nuevos desafíos musicales?


“Claro, yo creo que son etapas que ya están hechas. En realidad, yo soy uno de los responsables de este movimiento junto con varios colegas como Mario Rojas y otros compañeros que son un poquito más mayores que todos estos chicos que están haciendo cueca ahora y que comenzamos con este estilo hace varios años y ahora pasó a manos de la gente más joven. Ahí hay una etapa cumplida ya. Ahora les toca a ellos perfeccionarse, estudiar, ser más metódicos e ir creando nuevas ideas, nuevos proyectos en la cueca. Yo creo que la cueca está como de vuelta, hubo un momento en que estuvo saturada y yo me fui por el lado latinoamericano porque siempre he sido más apegado a lo que es el folclore.

 

Si bien en el pasado el trabajo que usted realizó fue más de investigación, de rescatar un sonido de la cueca, ¿cuáles son los desafíos que se plantea como músico con este disco al introducirse en el tema de la música latinoamericana?


“Bueno, para mí es un desafío personal de ampliar mi repertorio, ampliar mi propuesta musical y poder abarcar otros estilos y captar el conocimiento. Yo creo que hemos ido aprendiendo muchas facetas de esta estructura y por ese lado el desafío está en poder dejar un repertorio con un material distinto en cuanto a ideas musicales y en eso  Alejandro Rivera ha sido muy importante”.


¿Cuál es el legado que pretenden dejar en este disco para quienes lo escuchen?


AR: “El disco que estamos haciendo ahora para mi es importantísimo, porque es una faceta nueva que Héctor tenía escondida. La gente lo conoce como folclorista, uno de los capos de la cueca brava y traerlo al son, a lo que es funk, a la balada, es un gran desafío para mí como arreglador y músico de él. Y el gran desafío y responsabilidad es hacerlo bien, porque no se saca nada con hacer un son si lo haces con la clave de fa por  ejemplo. Hacer una balada con buenos arreglos es un proceso importante y con harta responsabilidad que ya está dando resultados. El vuelco que le está dando a su música Pavez va a dar que hablar, sobre todo con la gente que a él lo sigue. Es un riesgo y una jugada fuerte”.


¿Cómo está enfrentando las temáticas y las letras en Caminando, son más personales o también tienen algo de la cosa social que viene trabajando desde hace tiempo?


“Yo hago las ideas y el que desarrolla las temáticas es Alejandro. Yo por ejemplo incorporé algunos estilos distintos, como por ejemplo en Caminando, que es una tonada campesina que recopiló mi madre en el campo hace muchos años y es una tonada de amor pero tiene un pequeño aire de denuncia entremedio, porque habla del destierro. Entonces yo al estudio llevaba una tonada y el Jano la hizo de nuevo. Él me decía por qué siempre el folclore chileno es triste…


A: Es como apagado, es triste. Entonces yo le dije a Héctor que hiciéramos algo distinto, con un ritmo más funkero. Y así, una tonada la dejamos como un funk, con bronces, y a él le gustó y cuadró dentro de lo que es la canción. Y quedó alegre, bonito. Al igual que en Cañaveral, que es un baile…


H: Es un baile antiguo, que forma parte del repertorio del huaso maulino, de esa época del sombrero de la caña alta. Entonces, ellos tenían varias danzas y el cañaveral es esencialmente en su estructura básica es un tema negroide.


A: Es un tema en seis octavos, le pusimos batá, cajón peruano, cajita peruana, huiro, congas. Quedó como cubano y afro y es un tema chileno.


La presencia de sus padres lo ha acompañado durante toda su carrera.  ¿Ha sido más un beneficio o ha sido una responsabilidad?


Mira, en realidad el ser hijo de estos dos folcloristas te abre y te cierra bastantes puertas. No es fácil como uno cree que puede ser, hay mucha gente que te critica y otros que te alaban, pero es difícil poder ser independiente dentro de esta familia. Le ha ocurrido a los hijos de los grandes artistas, pero por mi lado es más complicado, porque son dos folcloristas importantes, destacados, que hicieron una labor distinta: Héctor Pavez con su interpretación, su musicalidad y por otro lado Gabriela Pizarro, con su trabajo de investigación, por su conjunto Millaray, que dejó una huella importante. Entonces quedé al medio y es complicado porque tienes a todos los ojos encima. Yo diría que no es fácil.


Después de haber recorrido e investigado por tantos años, ¿cuáles cree que son los próximos rumbos y rutas que se deben conocer de la música folclórica y popular chilena? ¿Qué lugares o estilos no han sido muy explorados y debieran ser objeto de estudio en el futuro?


Yo creo que el extremo sur de Chile es un real caldo de cabeza, porque ahí hay una mezcla entre la música que la gente de Chiloé llevó para el sur, cuando llegó a trabajar allá y la gente de la Patagonia argentina. Entonces hay un elemento cultural que se está mezclando y ahí están pasando cosas súper importantes. La cultura del extremo sur de Chile no tiene una raíz esencial, es de aquí y de allá y es una temática que ha sido poco estudiada. Ahora, en relación a la interpretación, para los músicos chilenos que quieran trabajar en el folclore, yo creo que lo que más se ha olvidado es la tonada, que es bastante interesante y yo creo que debiera ser refrescada e interpretada, porque está como en el olvido.



Héctor Pavez en vivo
Homenaje al Indio Pavez, junto a Clarita Parra y Francisco Villa
Sábado 9 de Junio, 22:00 horas.
La Peña – Ernesto Pinto Lagarrigue Nº80, Barrio Bellavista.
Valor: $3.000.

 




Comenta esta noticia: